Hace unos días atrás compartía en mis redes sociales una imagen que generó mucha interacción y comentarios alrededor.

Esta imagen representa mucho lo que nos puede pasar en nuestra vida dependiendo desde dónde lo vivamos y de la forma de movernos que tengamos en nuestra vida, en nuestro entorno, en nuestro trabajo, en nuestra familia.

Descubramos juntos tu movimiento

Desde dónde y cómo vivamos las cosas tiene mucho que ver, no tanto con lo que queramos o deseemos sino más bien, con nuestra forma personal de actuar en la vida. Esta forma personal, como siempre digo, tiene mucho que ver con el carácter con el que se nace y también con la personalidad que se forma a través de las experiencias y los aprendizajes que se tienen, esto hace que una persona estén más en la primera fila, otra segunda y otra en la tercera.

La forma de actuar o de vivir la vida desde un lugar u otro va a depender evidentemente de lo que necesitemos, va a depender de nuestro movimiento personal. Esto no quiere decir que necesitemos estar ahí­, muchas veces estamos en el lugar en el que nos atrevemos a estar o en el lugar donde estamos más acostumbrados a estar, es decir dónde está nuestra zona de confort (en la primera, la segunda o la tercera fila).

Movimiento físico

Si al mirar la imagen definitivamente te inclinas por elegir la primera fila, podemos decir que vives siempre las cosas más en el disfrute, te dejas llevar, vives las experiencias y aprecias en primera fila todo lo que surge, dejándote llevar y experimentándolo desde el cuerpo, desde las sensaciones que te produce. Desde mi­ método que une los tres movimientos; mental, emocional y fí­sico, ésta es una forma personal que genera un movimiento fí­sico

Movimiento emocional

Si por el contrario te llama más la atención las personas que están en la segunda fila, corresponde más bien a que te gusta sentir las cosas, vivir las emociones, pero no de forma intensa sino más bien en una segunda fila como muy bien lo muestra la imagen, desde esta posición se viven las sensaciones y los acontecimientos de manera más emocional, no desde la intensidad de ese primer momento.

Es en esta posición dónde se invaden de un montón de emociones y de sensaciones que generan una toma de conciencia y de darse cuenta cómo te estás sintiendo con esta experiencia y con lo que estás viviendo. En la primera fila por el contrario no da tiempo a esta toma de conciencia porque se está más enfocado en disfrutarlo y en vivirlo de forma intensa, por lo tanto, la toma de conciencia será cuando termine la experiencia.

En la segunda fila sí­ que da pie a vivirlo de esta forma, como una toma de conciencia, de cómo estás sintiendo esa experiencia, de cómo la estás viviendo ya que es menos intensa y tienes más tiempo de analizar. Esta segunda fila corresponde al movimiento emocional y caracteriza a las personas que viven las cosas más desde el sentir y para ello, necesitan darse cuenta y experimentarlo desde la vía más emocional, no tanto vivencial, como la primera fila.

Movimiento mental

En cambio, si te inclinas más por la última fila, podríamos decir que ya no hay un disfrute intenso, seguramente tampoco te estás dando cuenta de esas sensaciones y esas emociones que te generaría experimentarlo más de cerca o en primera fila. La tercera fila es un lugar donde vives más desde la observación, es más dejarse llevar, pero observando y analizando todo lo que está pasando, dándote el tiempo para pensar, concretar, sacar conclusiones y reflexiones. En este caso hablamos de un movimiento mental.

Esta es una reflexión muy interesante que te puede ayudar a darte cuenta cuál es tu movimiento mental, emocional o físico para que puedas analizar y reflexionar sobre la forma de actuar en tu vida y el lugar que ocupas pero, como lo digo, no siempre tenemos el movimiento que deseamos en la vida.

Imaginaros una persona que vive la vida desde la tercera fila siempre, pero lo vive con frustración porque sus deseos y sus ganas sería estar en la primera fila. Este tipo de personas que tiene un movimiento pero que necesitan otro, les cuesta mucho, porque según su tendencia y su forma inmediata es estar en la tercera, en la última, por lo que vivirlo en la primera fila y dejarse llevar les cuesta muchísimo.

Es más probable que una persona que está en la segunda fila le sea más fácil acercarse en algún momento a la primera fila, que las personas de la tercera fila, por lo tanto, aquí tenemos dos puntos a tener en cuenta:

  1. El movimiento que caracteriza a la persona que está en la primera, la segunda, la tercera fila.
  2. El movimiento mental, emocional o físico que le gustaría o necesitaría tener en su vida para sentirse plena para sentirse feliz pero que no termina de conseguirlo.

Voy a poner otro clip más, que es el tercer punto, no solamente se trata del movimiento que tiene, el lugar que ocupa o el que necesita, sino también, vamos a ver si hay alguna parte que está dañada o está enferma.

Necesitas cambiar tu movimiento

Necesitas cambiar tu movimiento

Imagina una persona que está en la última fila. Esta persona disfruta y sigue deseando siempre estar en la última fila. Posiblemente pensareis; vale, no hay ningún problema si le gusta estar ahí y vivir las cosas desde ahí, ¡genial!

El problema surge cuando hay una situacián en su vida que le obliga a colocarse en otro lugar. Por ejemplo; en la primera o en la segunda fila, aquí es cuando realmente la persona va a encontrar un bloqueo o una resistencia y es donde pueden surgir dificultades a nivel personal para solucionar la situación. Aquí se requiere ayuda para poder cambiar este mecanismo personal, para poder enfrentarse a esa situación desde otro lugar y poder vivirlo de una forma distinta.

Todas personas, en algún momento de nuestras vidas, pasaremos por situaciones concretas que supondrán un cambio y deberás pasar de vivirlo en la primera, la segunda o la tercera fila a vivirlo desde otra posición, con lo que todo ello conlleva.

¿Cuál es tu movimiento y cuál es el que necesitas?

Supón que eres una persona física y te gusta vivirlo todo desde la primera fila, disfrutas el momento y lo saboreas pero surge una situación inesperada que te obliga a pasar de disfrutarlo y vivirlo todo intensamente, a tener que pararte y quedarte en un lugar de observación, de menos intensidad, de vivirlo desde el análisis y sacar conclusiones, porque son otras personas las que lo disfrutan y las que lo viven desde ese lugar privilegiado para ti (la primera fila).

Aquí es donde estás de ánimo más bajo, con más problemas personales y sobre todo más resistencias y dificultades a la hora de resolver la situación, porque has tenido que encontrarte con otra forma de moverte que no sabes o no conoces. Este es un lugar en el que no sabe moverse, es un lugar de más tranquilidad, de analizar y pensar y esto te va a costar mucho.

Por eso te invito, no solamente a que te des cuenta cuál es la fila que ocupas, sino también el fondo, cuál te gustaría ocupar. Si estás contenta/o con ocupar ese lugar o realmente lo ocupas por inercia y porque es la forma que siempre has tenido, pero en este momento de tu vida ¿si te dieran a elegir realmente cuál escogerías?

En resumen: La primera fila corresponde al movimiento físico, la segunda fila corresponde al movimiento emocional y la tercera fila corresponde al movimiento mental. Date cuenta cuál es tu movimiento y date cuenta cuál es tu necesidad.

Te invito a que hagas tus reflexiones y las compartas en los comentarios del post, de esta manera podemos conocernos un poco más y podré responder a tus inquietudes.

Esther Ponce Blázquez.