Desde pequeña comencé muy pronto a interesarme por los colores, no era nada raro porque a todos los niños les suele gustar pintar y jugar con ellos. Me encantaba irme con mi hermana en la bicicleta al campo y darle forma a lo que veía y plasmar sus colores en un papel. Todavía lo recuerdo, yo querí­a dejar en ese papel la misma luz y esencia que veía en cada forma a través de los colores que se formaban en ella.

A los doce años, la vida me cruzo con un artista que se convertirí­a hasta hoy, en un referente de la luz y el color, Roberto Fernández. Fue él el que me despertó la mirada al color, a esa autenticidad, despertando en mi la sensibilidad por algo que siempre tuve, el color. Durante toda mi adolescencia y parte de mi juventud mi vida fue pintar y moverme en el mundo del color a través del arte.

Color

Color y sensibilidad

Mi pasión fue el retrato, en ellos veía la luz de los niños, las miradas de las personas y lo que transmitían con cada movimiento, que luego plasmaba en mis obras. Ese interés por el movimiento que veía en cada persona hizo, ya a los dieciocho años, que comenzase a trabajar en grupos, charlas, talleres y actividades lúdicas para seguir observando y conociendo el movimiento de las personas a la vez que me formaba en psicologí­a.

Al cabo de unos años comencé a descubrir que a través del arte podía conocer más el movimiento de una persona. Observaba cuando una persona creaba algo cómo se movía, se comportaba, qué hacía y qué colores usaba. Fue todo un descubrimiento aquello, pero más aún cuando me dí cuenta que las personas que tenían un movimiento concreto similar, una personalidad similar o unas necesidades similares elegían los mismos colores siempre. Aquí comenzó mi investigación y un proceso de observación que durarí­a dieciocho años.

El trabajar en servicios sociales durante nueve años, a la vez que trabajé con grupos de personas de todas las edades en diferentes ámbitos durante cinco años, me permitió poner en práctica todo lo que estaba aprendiendo y conociendo del color y del movimiento de las personas.

Pero la vida me llevó a conocer una persona, que cambiaría mi vida, fue una maestra de arteterapia Humanista Gestalt, todo eso que yo había experimentado y conocido durante años de observación comenzó a cobrar un marco formal y fue con Elvira Gutiérrez, quien también trabajaba con el color desde este enfoque humanista Gestalt. Ella trabajaba con los colores desde el punto de vista de los chacras, pero yo lo aplicaba al movimiento físico, mental y/o emocional que tenía una persona y el que necesitaba cuando elige un color.

Esta formación, Arteterapeuta Humanista Gestalt, la completé con Pedagogía Montessori y Educación Social con el objetivo de hacer más sólido mi trabajo a través del movimiento de las personas y el color que eligen en lo que hoy se conoce como Método de Movimiento y Color de Esther Ponce.

Movimiento y color

Método de Movimiento y Color de Esther Ponce

Hoy todo ello lo aplico en un gabinete de psicología, Centro de psicología Educarte,  y en formación online donde ayudo a las personas y muestro mis conocimientos  para que otras personas lo pueden llevar as su vida personal, familiar y profesional.

El movimiento que tiene una persona puede ser mental, emocional o físico. Este es fruto del carácter y de las experiencias que tiene en la vida y que forman su personalidad. El color que eligen, refleja otro movimiento o el mismo que tiene. Porque cada color tiene un movimiento y supone una necesidad de la persona de cantidad y de forma.

El movimiento personal y el color son dos herramientas muy potentes para transformar el patrón que hace que te impide lograr lo que necesites y superar tus bloqueos. El equilibrio en cualquier ámbito de tu vida supone conocer tu forma de pensar, sentir y actuar y, además, lo que tienes que potenciar o cambiar para conseguirlo y, aquí el color tiene mucho que decirte.

Pero el color que eliges puede ser el mismo toda la vida o cambiar, lo que quiere decir que, o llevas muchos años con la misma necesidad sin conseguirla satisfacer o vas cambiando de necesidad.

Te dejo este vídeo para que veas una muestra de lo que el color te puede enseñar a ti, tu familia o para ayudar a otras personas. Te invito a participar en mi grupo Movimiento y Color de Esther Ponce.

Esther Ponce