Quién no se ha encontrado en una etapa de su vida que necesita cambiar o hacer algo distinto hasta lo que ahora hacias. Y es que llega un momento que nuestro patrón personal no nos sirve, no nos ayuda o nos limita para dar los pasos hacia el cambio que necesitamos.

El patrón personal es una especie de código que todas las personas tenemos y que se forma desde los primeros años de vida, es la suma del carácter y de la personalidad y que supone una forma concreta de pensar, sentir y actuar.

Durante la infancia hasta los 12 años se crea el patrón de personalidad en una estructura solida en la cual se va a mover la persona, como si se tratara de un edificio. Dependiendo como sea la persona se va a mover mas o menos segura. Si un edificio no tiene buenos cimientos le va a costar sostener las adversidades que pueda sufrir con el tiempo, al igual que una persona si tiene una estructura de personalidad débil.

avanzar sin miedo

¿Qué causa una estructura de pesonalidad débil?

¿Qué causa una estructura de pesonalidad débil?

Los pilares más importantes para que un niño crezca sano psicológicamente hablando es que tenga seguridad y afecto. Son dos pilares imprescindibles para que se sostenga bien y cree buenos cimientos. Pero ambos son muy suceptibles a las dificultades por las que pase la familia y, ante situaciones de crisis en cualquier aspecto, estos dos aspectos son los primeros que sufren daños.

Uno de los aspectos claves que he podido conocer y me han servido de gran ayuda para ayudar a las personas es cuando estas son mentales, emocionales o físicas. Cada una de ellas determina una forma de enfrentarse, vivir y resolver las adversidades y situaciones que generan cambios en la estabilidad de la persona. Es tan importante que de ello depende que un niño desarrollo un patrón de personalidad más seguro o no. Pongo un ejemplo, si un niño tiene un patrón de personalidad mental, el cual supone en general preocuparse, pensar mucho, no expresar mucho y tardar mucho en tomar decisiones, si ese niño en su infancia sufre un cambio en el que hay que cambiar de casa o forma de vida por cualquier circunstancias le va a costar mucho mas y le va a crear mucha más inseguridad que a un niño que sea físico, es decir, que no se pare tanto a pensar, ni a sentir y esté más en la acción.

Patrones de conducta

Personalidad infantil

Por ello cuando queremos resolver cualquier situación en nuestra vida adulta o ayudar a otras personas es muy importante tener en cuenta el patrón personal no solo para tomar conciencia de que es más fácil resolver y que es más costoso sino para darse cuenta que la misma situación si queremos mantener los pilares sanos de seguridad  y estables es necesarios apoyarse en uno mismo. Si es un niño le podemos ayudar a que, aunque la situación sea complicada, aprenda a mantener su estructura sólida y eso se consigue aprendiendo a utilizar de forma equitativa el pensar, el sentir y el actuar. Y si es adulto es hora de cambiar su patrón de personalidad para que pueda tener una estructura segura que le sostenga en los cambios y le ayude a avanzar en su vida.

Esther Ponce

Te invito a inscribirte en mi curso Pensar – Sentir – Actuar